Según la ley de la atracción, si deseas algo con todas tus fuerzas lo acabas atrayendo a tu realidad. Y es que la realidad acontece cuando observas el Universo con tus pensamientos. No antes. En otras palabras, tú creas, mediante tus pensamientos, tu propia realidad, la cual es una de las posibles (infinitas, por supuesto) manifestaciones del Universo. 

Esta idea del Universo está basada en la Física cuántica, que es el referente científico actual sobre constitución de la materia. Todo el Universo está constituido por partículas elementales cuyo comportamiento puede ser corpuscular u ondulatorio, ambas posibilidades están superpuestas. Cada pensamiento es una observación del Universo y hace que éste se precipite hacia un comportamiento u otro: corpuscular (materia) u ondulatorio (energía).   

Tanto tu realidad física (material) como tu realidad espiritual (energética o vibracional) actuales se han manifestado (han sido atraídas a tu vida) porque tú antes has observado (pensado) de una determinada forma el Universo. Finalmente hay que subrayar que observador y observado son interdependientes. Están interconectados. Son uno, vaya. 

Hasta aquí la ley de la atracción, cuya formulación teórica no existe..... todavía. Digo "todavía" y es mucho decir, claro, porque quizá nunca se pueda formular una ecuación matemática que la fundamente. Pero el hecho es que se está investigando mucho sobre la convergencia entre ciencia y espiritualidad.

La física cuántica sí es ciencia, aunque gracias al aval de sus aplicaciones (láser; transistor -o sea, ordenadores-; centrales nucleares... etc), pues todavía no existe un modelo teórico definitivo. El reto actual de los físicos es encontrar una teoría integral del todo, que relacione las cuatro fuerzas de la naturaleza: interacción nuclear fuerte, interacción nuclear débil, electromagnética y gravitatoria.

Esta teoría integral podría ser la de supercuerdas, según la cual cada partícula genera su propia vibración, su "información", junto a todas las demás partículas: todo el Universo vibrando de forma acompasada, con nosotros dentro... No es ciencia-ficción, o sí, depende, porque todo nuevo paradigma nace como ciencia-ficción frente al que está vigente...

Pero parece ser, hasta donde sé, que la teoría de supercuerdas es sólo un modelo matemático, con digamos algunas "pegas": tiene dificultades en explicar la gravedad, no tiene aplicaciones y no se puede demostrar de forma experimental, pues se necesitan condiciones de energía de gran magnitud, similares a las del Bing Bang !! . O sea, sobre la teoría integral se puede decir que... están en ello... Ojalá el Gran Colisionador de Hadrones, ahora en reparación por avería, permita dar pasos firmes en este sentido.

Volviendo a la ley de la atracción, sería una aplicación ínfima de este Universo en el que todo, desde los átomos hasta las galaxias, pasando por nosotros, está conectado. En definitiva, su fundamento hoy por hoy está más bien en que la experiencia personal de cada entusiasta de la misma confirme su cumplimiento y en que los entusiastas satisfechos lleguen a formar una masa crítica.

Pero seguramente no basta con desear algo con todas tus fuerzas si en "todas tus fuerzas" no está incluido trabajarte ese algo.....